Shiwa. Un eléctrico de conducción autónoma.

Shiwa, un revolucionario eléctrico de conducción autónoma

 El Shiwa se mueve mediante cuatro motores eléctricos montados directamente en las ruedas, lo que le convierte en un coche de tracción a las cuatro ruedas.

La conducción autónoma podría estar más cerca de lo que pensamos, y es que ya son varias las marcas que están trabajando en prototipos que se conducen solo. Pero esta vez el protagonismo se lo lleva el Shiwa, un concept car eléctrico de conducción autónoma capaz de interactuar con el usuario y que ha sido desarrollado por el Instituto Europeo de Diseño de Turín (IED).

Se trata de un concept eléctrico que sus creadores denominan como Individual Identity Companion Vehicle (IICV). Es decir, es un coche que se aprende la identidad, los intereses y hábitos de los pasajeros. Reconoce, por tanto, sus características y adapta su comportamiento a las circunstancias y a los propios ocupantes.

Entre algunas de sus cualidades destaca su sistema de reconocimiento de huellas dactilares, por lo que al identificar a su dueño se prescinde de las llaves para entrar. Ya en su interior, las superficies del habitáculo están diseñadas para proyectar contenido multimedia alrededor del pasajero. También cuenta con luces LED y una pantalla que indica el nivel de carga de las baterías que abastecen su sistema de propulsión.

El Shiwa se mueve mediante cuatro motores eléctricos montados directamente en las ruedas, lo que le convierte en un coche de tracción a las cuatro ruedas. Este prototipo, además, tiene cuatro plazas y mide 4.700 mm de largo, por 2.000 mm de ancho y 1.500 mm de alto.

0001shiwa1

Su sistema de propulsión cuenta con cuatro motores eléctricos en cada rueda. En cuanto a su diseño, está inspirado en el arte japonés conocido como Origami, que trata de obtener formas mediante el plegado de papeles sin recortar. De ahí viene el propio nombre del vehículo, pues Shiwa significa ‘plegar’ en japonés y, si nos fijamos bien en el aspecto del techo, parece como si este lo hubieran hecho a pliegos. Llama la atención la idea de una cabina suspendida con forma de diamante.

El diseño del Shiwa está inspirado en el arte Origami, basado en el plegado de papeles. Como conclusión, es probable que queden todavía al menos 10 años para ver plasmados tales avances tecnológicos en vehículos de calle. Si bien, hasta hace no mucho, solo veíamos coches que se conducían solos en las películas. Pero la realidad ha cambiado mucho, ya es raro la marca que no trabaja en un prototipo de coche autónomo e incluso los hemos visto circular por España. Así que no tardarán mucho en llegar.

Fuente: http://www.innovaticias.com/

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 130 post .

CEO Grupo Mengio – Director en @carandgas – Probador y redactor.

Deja un comentario