¿Uso abusivo del claxon? ¡Multa aquí!

El uso abusivo y descontrolado del claxon debería ser motivo de sanción, principalmente en las ciudades y zonas urbanas. Sin embargo, no es así.

Retomando la ordenanza, donde el Excmo. Ayto. de Madrid aprobó el texto definitivo sustituyendo así la Ordenanza General de Protección del Medio Ambiente del año 1985, se puede leer uno de sus principales cambios:

“la prohibición del uso del claxon por parte de los automovilistas, excepto en caso de emergencia.”

Aun sabiendo que el uso indebido del claxon es una fuente de contaminación acústica “gratuita”, puesto que no tiene ningún coste como es el caso de las emisiones de CO2, o las industrias, tocar el “pito” es cómodo barato y sin embargo cruelmente dañino y no solo para nuestros oídos, aunque no lo creamos.

En teoría, el claxon y según la nueva ordenanza debería quedar en un uso muy restringido, quedando únicamente permitido su utilización en:

  • Caso de emergencia: para evitar un atropello o una colisión.

Y ya. Los demás supuestos, serán susceptibles de ser multados.

claxon

De acuerdo. Entonces os preguntaréis qué ocurre en Madrid, por ejemplo, cuando lo único que se escucha son claxons sonando sin parar y sin existir situaciones de emergencia, a no ser que el encendido de la luz verde de un semáforo y el retraso de 1,2 segundos en la salida del primer vehículo sea motivo de emergencia. Bueno, por os lo decimos nosotros. Básicamente es una de las ordenanzas, como cualquier otra, que se la pasan por el forro y no interesa perseguir. Eso sí, hay que aplicar la medida de ir a 70km/h por la M-30 y alrededores para evitar contaminar.

Qué ocurre, ¿que solo se considera contaminación y se actúa si se ve una boina gris sobre el cielo de Madrid? 

¿Qué sucede con todas esas personas mayores, bebés y personas que tienen/deben dormir-descansar (ya ves qué manías más raras tiene la gente) y no lo hacen como deben porque el claxon sigue sonando sin cesar desde las 7:00am hasta pasadas las 12:00pm sin importar en absoluto el descanso de las personas, sin contar las que puedan estar enfermas y necesiten descanso “extra”?

Al igual que a los animales no humanos les asusta y estresa los sonidos estridentes y fuera de su hábitat habitual y sus sonidos comunes, el hombre no es una excepción, por tanto el ruido nos provoca de forma instintiva las mismas reacciones, lo que nos incrementa el nivel de estrés, entre otras.

Aquí os mostramos  algunas de las consecuencias psicológicas, físicas, sociales y económicas. Sí, hemos dicho económicas y sociales. Os recuerdo que no solo la boina de Madrid, contamina. Debemos cuidar lo invisible.

  • Malestar y estrés
  • Trastornos del sueño
  • Pérdida de atención
  • Dificultad de comunicación
  • Pérdida de oído
  • Afecciones cardiovasculares
  • Retraso escolar
  • Conductas agresivas
  • Dificultad de convivencia
  • Costes sanitarios
  • Baja productividad
  • Accidentes laborales
  • Pérdida de valor de los inmuebles
  • Ciudades inhóspitas
  • Retraso económico y social

Una vez dicho esto y que esperamos lo tengáis en cuenta, porque es una realidad, deciros que el uso indebido del claxon “teóricamente” está castigado y dichas actuaciones se penarán:

  • las faltas leves se castigarán con multas de hasta 600 euros
  • las faltas graves se penan entre 601 y 12.000 euros
  • las muy graves pueden situarse entre 12.001 y 300.000 euros

Como datos estadísticos os facilitamos los siguientes resultados, por si queréis leerlo e informaros del daño real que produce el ruido ambiental, sobre todo en las ciudades.

  • La población expuesta a un nivel de ruido por encima de los 65 decibelios desarrolla a corto plazo un índice superior en un 20% de ataques cardíacos. (Estudio Cohort, presentación en Barcelona a cargo de Dieter Gottlob, de la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente Alemana).
  • Los niños y los ancianos son más sensibles a los ruidos que perturban su sueño, aunque su reacción no es la misma: mientras los ancianos son más propensos a despertarse debido a la ligereza de su sueño, ambos grupos mostraron alteraciones vitales debido al ruido, aún durmiendo a pierna suelta: alteraciones del pulso, vasoconstricción, modificaciones en el electromiógrafo y en el encefalograma. (Experimento realizado por el Doctor Alain Muzet, del Centro de Estudios Bioclimáticos del CNRS, en Francia).
  • Con niveles de ruido altos, la tendencia natural de la gente hacia la ayuda mutua disminuye o desaparece, reapareciendo en el momento en que se suprime la presión sonora.
  • En experimentos de laboratorio con animales se demostró que en un ambiente con ruido superior a 110 decibelios (claxon de automóvil a un metro, sirena de ambulancia a la misma distancia, discoteca, concierto de rock, moto a escape libre, trueno…), los procesos cancerosos aparecen y se desarrollan con mayor rapidez.
  • Los niños cuyos colegios lindan con zonas ruidosas (industrias, aeropuertos, carreteras con mucho tráfico…), aprenden a leer más tarde, presentan mayor agresividad, fatiga, agitación, peleas y riñas frecuentes, mayor tendencia al aislamiento, y cierta dificultad de relación con los demás. El CSIC afirma a este respecto que la contaminación acústica conlleva efectos negativos en las generaciones futuras, como deterioro del aprendizaje y del desarrollo humano.

Ruido

P.D: Si alguien ha decidido leer mi artículo completo y ha llegado hasta aquí, entre ellos José Manuel Calvo (Concejal de urbanismo de Madrid), le invito a que venga cualquier día o fin de semana al cruce entre la Calle Fuente del Berro con la Calle Goya (Palacio de los deporte o Barclayscard Center, como lo llaman ahora) para que vea que lujo es vivir en el barrio de Salamanca debido a una mala gestión y ubicación de un semáforo y paso de cebra.

Mala gestión de señales de tráfico. Semáforo y paso de cebra en lugar incorrecto.

Mala gestión de señales de tráfico. Semáforo y paso de cebra en lugar incorrecto.

 

 

Jorge Méndez

Sobre Jorge Méndez

Jorge Méndez ha escrito 130 post .

CEO Grupo Mengio – Director en @carandgas – Probador y redactor.

Deja un comentario